Juan Ros versiona en tinta y acuarela las escenas inmortales del cine

El artista Juan Ros ante uno de sus cuadros dedicado a Bruce Lee. /Pablo Melgar.
El artista Juan Ros ante uno de sus cuadros dedicado a Bruce Lee. / Pablo Melgar.

La Biblioteca de Torre Pacheco acoge hasta el 29 de abril la obra del pintor y cantante del grupo de folk punk Malezas

A.SALASTORRE PACHECO

Le retumban entre las dos orejas al pintor, cantante y profesor Juan Ros las palabras de John Huston (Clint Eastwood) en 'Cazador blanco, corazón negro': «Somos como dioses, Pete, pequeños dioses repugnantes que controlan la vida de la gente que crean». Y el artista se toma la justicia del pincel por su mano para hacer aún más eternos los personajes de los rollos metálicos que adora. A veces los mejora, los idealiza, los versiona y los besa durante las madrugadas en las que un trazo que falta o un toque de color no le deja conciliar el sueño, así que se queda con ellos hasta que amanece. Con Cary Grant, Marylin Monroe, Isabella Rossellini y Marlon Brando convive en esta declaración de amor al cine que es su exposición en la Biblioteca Municipal de Torre Pacheco, donde ha reunido obras recientes dedicadas al cine, junto a otras de los tres últimos años.

Todas las escenas se ven a través del filtro 'Juan Ros', uno que ni siquiera Instagram podrá copiar nunca. Contiene personajes soberbios, como Lauren Bacall con su melena y su boina de matadora. «¡La Bacall, ay la Bacall! Si no he hecho siete u ocho versiones de 'El sueño eterno' no he hecho ninguna», cuenta frente a un Humphrey a punto de echarse al coleto un güisqui solo.

A Katharine Hepburn, el pintor la ve como una musa de Picasso, que soba con sus dedos azulados a James Stewart y Cary Grant por igual. Justicia feminista aplica Ros en su versión del gorila más famoso del cine, sometido a un beso de tormillo por 'Queen Kong', que usa pestañas postizas y carmín rojo pasión. En uno de sus escasos instantes fílmicos en blanco y negro, el más conceptual Jacques Tati le dice al sobrino aquel reto de 'Esto no es una pipa', de René Magritte.

El filtro 'Juan Ros' está poblado por personajes desbocados, como 'Thelma & Louise', que rebosan de libertad mientras su coche vuela, porque en el universo del artista pachequero -de La Hortichuela-, las cosas y la gente vuelan. Mezcladas con las divas del cine, sobrevuela sin alas el Mar Menor 'La Niña del Galipote' para propinarle un beso lésbico a 'La Niña del Mar Menor', que duerme ella en levitación sobre barcos y vertidos. «¿Qué tal, nenes?», les dice a sus amigos los caballitos de mar, que le contestan 'Chungo, Niña«, mientras 'John Mala Lluvia' sigue haciendo de las suyas rompiendo nubes que disuaden al agua, como reza en la leyenda extendida por el campo de Cartagena. Aérea es también 'La Niña del Trasvase', por la que no pasan los años a pesar de haber cumplido ya los cuarenta. También tiene guardados Juan Ros a 'Desaladora Boy' y a 'Joe Nitratos', a la 'Niña del Cabezo' y a la 'Mujer Bala'.

Hay otro personaje que siempre lleva consigo para recordarle su otro yo como cantante de Malezas, la banda de folk punk que entona rancheras y boleros de madrugada, a veces con la participación estelar de La Prohibida, «la mejor travesti de España», afirma Ros.