https://static.laverdad.es/torrepacheco/menu/img/externo-torrepacheco-desktop.jpg

El tesoro que ocultan las tierras áridas de Torre Pacheco

Miguel Ángel del Amor observa unas trufas en un huerto de Torre Pacheco, ayer. / carm
Miguel Ángel del Amor observa unas trufas en un huerto de Torre Pacheco, ayer. / carm

Los campos de secano ganan rentabilidad con el cultivo de la trufa del desierto, muy demandada en la alta gastronomía

LA VERDAD

La trufa del desierto o turma es un producto autóctono que se planta cada vez más en las zonas de secano de la Región. Supone una alternativa viable y un complemento de cultivos tradicionales de secano, «mejorando la renta del agricultor y evitando el abandono de tierras». El consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, Miguel Ángel del Amor, visitó ayer una plantación de turma en Torre Pacheco, donde destacó que «es una opción diferente de cultivo para las tierras semiáridas de secano del entorno mediterráneo, por sus bajas necesidades hídricas». Allí destacó «este producto, totalmente ecológico y sostenible, que proporciona una cobertura vegetal que evita la erosión del suelo y no requiere el uso de fertilizantes ni fitosanitarios».

El titular de Agricultura aseguró que «la Región es pionera en el cultivo de este producto, por lo que su desarrollo supondría un beneficio extra a los agricultores». Hasta ahora, el mercado que hay de este hongo proviene solo de la recolección de la producción silvestre. La trufa del desierto alcanza precios de entre 20 y 60 euros por kilo, de modo que «su comercialización permitiría a la agricultura murciana acceder a países del Golfo Pérsico, donde se llegan a pagar hasta 220 euros por kilo», precisó el consejero.

Esta plantación corresponde a un proyecto del Programa de Desarrollo Rural Región de Murcia 2014-2020, que se divide en tres fases a cumplir entre enero de 2018 y diciembre de 2020, informó ayer la Comunidad. La turma se ha plantado en tres zonas climáticas diferentes de la Región «con el objetivo de formar a los agricultores en técnicas de turmicultura, comercialización y micoturismo».

La turma es un hongo comestible con un alto contenido en proteína, fibra, ácidos grasos instaurados y antioxidantes. Además, «es un alimento muy demandado por sus cualidades gastronómicas a nivel nacional e internacional», dijo Del Amor.