https://static.laverdad.es/torrepacheco/menu/img/externo-torrepacheco-desktop.jpg

Un conductor bajo los efectos del alcohol impacta con otro coche y deja tres heridos

Bomberos y efectivos sanitarios, en el rescate por el siniestro. / p. L.
Bomberos y efectivos sanitarios, en el rescate por el siniestro. / p. L.

Uno de los ocupantes del turismo que recibió el golpe en El Jimenado ingresó en estado grave

S. SÁNCHEZ Torre Pacheco

Las nefastas consecuencias de conducir bajo los efectos del alcohol tuvieron en este comienzo de año un nuevo reflejo en la carretera RM F-14, que une Torre Pacheco con la autovía A-30. Un accidente de tráfico que ocurrió a las 8 de la mañana del 1 de enero a la altura de El Jimenado, cuando, según las primeras investigaciones de la Guardia Civil, un todoterreno Toyota RAV4 se introdujo en el carril contrario de la calzada y ocasionó una colisión frontolateral con el turismo Renault Clio que circulaba en sentido contrario. Este último vehículo se salió de la carretera y cayó a un terraplén. «Milagrosamente», según fuentes del cuerpo armado, sus dos ocupantes salvaron la vida. En el Toyota solo viajaba el conductor, un varón de 27 años y nacionalidad española, que dio positivo en el control de alcoholemia, y en el Renault dos personas de la misma edad, hombre y mujer (conducía ella), residentes ecuatorianos en España.

Los bomberos tuvieron que rescatar a los dos hombres de sus respectivos vehículos. La mujer abandonó el Renault Clio por su propio pie, aunque los tres fueron trasladados al hospital. Al lugar acudieron bomberos del Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento de la Región (CEIS), ambulancias con personal sanitario de la Gerencia de Urgencias y Emergencias Sanitarias 061 y patrullas de la Guardia Civil y Policía Local. La peor parte se la llevó el acompañante del Clio, que acabó en el hospital Virgen de la Arrixaca con heridas graves, sobre todo fracturas de huesos. Los otros dos accidentados fueron conducidos al hospital Los Arcos del Mar Menor, en San Javier, con contusiones, en primera instancia, de poca consideración. En la prueba de alcoholemia, el conductor del Toyota dio positivo, con una tasa de 0,9 mg/l aire espirado, cuando el límite legal es 0,25. Según el Código Penal, se enfrenta a un posible delito contra la seguridad vial con penas de entre tres y seis meses de prisión.