http://static.laverdad.es/torrepacheco/menu/img/torrepacheco-desktop.jpg

La plaza de los patos lava su imagen en recuerdo del 'médico de los niños'

Familiares, amigos y vecinos del recordado médico en el 50 aniversario de su plaza. /Ayto
Familiares, amigos y vecinos del recordado médico en el 50 aniversario de su plaza. / Ayto

Los bisnietos del doctor Amalio Fernández Delgado de la Peña lo recordaron en el 50 aniversario de su glorieta

A. SALASTORRE PACHECO

La estela de recuerdos del 'medico de los niños' afloró de nuevo en el 50 aniversario de su plaza, en el centro de Torre Pacheco. Los bisnietos del doctor Amalio Fernández Delgado de la Peña (Murcia, 1897) estuvieron acompañados por familiares, vecinos y amigos que no olvidan al médico pediatra y puericultor murciano que pasaba todos sus veranos en la casa pachequera de la Peña.

Tras unas obras de rehabilitación y mejora, la plaza que le dedicaron los vecinos en octubre de 1967 acogió de nuevo su recuerdo. La conocida como plaza de los patos le hubiera gustado al médico pediatra, ya que, al igual que su consulta, es una de las más frecuentada por niños que acuden a los juegos infantiles.

El recordado médico fundó, junto a otros facultativos, el dispensario antituberculoso de la Trinidad, que mantenían ellos mismos ya que en aquellos años, los primeros del siglo XX, no contaban con la protección del Estado ni de la Seguridad Social. Fue director y maestro de la Escuela Provincial de Puericultura, escribió numerosos trabajos de investigación sobre pediatría y, sobre todo, contaba con el respeto de las familias por su trato cercano y amable con los niños y los padres.

En Torre Pacheco participó activamente en reuniones y tertulias, aunque los vecinos le recuerdan especialmente porque atendía y trataba a cuantas familias le necesitaron sin pedir ni esperar nada a cambio. El Ayuntamiento lo nombró Hijo Adoptivo el 15 de diciembre de 1952. Los vecinos recuerdan numerosas anécdotas del pediatra, que durante sus estancias atendía a cuantas familias acudían al caserío rodeado de pinos donde disfrutaba de su familia y amigos. Se preocupó por la mejora del entorno del Mar Menor y propuso, entre otras cosas, la creación de un sanatorio nacional infantil, la creación de servicios sanitarios para el turismo internacional y una estación de reposo de verano e invierno, aunque ninguna de ellas fueron escuchadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos