http://static.laverdad.es/torrepacheco/menu/img/torrepacheco-desktop.jpg

Los vecinos de Roldán recrean las tradiciones de la trilla

Los representantes municipales junto a la comisión de Roldán encargada de organizar la fiesta de la Trilla./AYTO
Los representantes municipales junto a la comisión de Roldán encargada de organizar la fiesta de la Trilla. / AYTO

Las fiestas de San Isidro invitan este fin de semana a descubrir las costumbres de otra época, visitar la Casa del Labrador y degustar migas, tortas fritas y flores dulces

Roldán retrocede en el tiempo durante el próximo fin de semana, 20 y 21 de mayo, para recuperar la época de la siega y la trilla, sus sabores y tradiciones. Las fiestas de San isidro Labrador son la excusa para que la pedanía reviva su pasado agrícola, arraigado en tiempos sin tractores ni riego automatizado. Como recordaba el escritor pachequero Luis Manzanares en su libro 'La mirada atrás', "eran tres o cuatro días de allegar las mies, trillarla, esperar la racha de media tarde para el aventado, pesar los costales y transportarlos al granero".

La Fiesta de la Trilla recrea fielmente en Roldán ambientes y trabajos del pasado, en torno a las labores del campo que se hacía tradicionalmente, como la siega y la trilla.

El concejal de Cultura, Raúl Lledó acompañado por el presidente de la Asociación de Vecinos de Roldán, Antonio Cañavate; el alcalde pedáneo de la localidad, Manuel Morodo; y el presidente y vicepresidente de la Asociación Cívico Cultural de Roldán, Alfonso Cerdán y José Antonio Pérez, respectivamente,presentaron la cuarta edición de la Fiesta de la Trilla, en honor a San Isidro Labrador.

“Es una fiesta que pretende rescatar nuestras señas de identidad, y recrearse en las tradiciones y la historia de nuestro municipio, una oportunidad única de disfrutar de dos días de celebración de fiesta y homenaje a los hombres y mujeres del campo”, según ha comentado Lledó.

La Fiesta de la Trilla gira en torno a la Casa Museo del Labrador, alrededor de la cual se realizan la exhibición de labores tradicionales de trilla, la concentración de vehículos antiguos, un mercado de artesanía tradicional y música folclórica. Los visitantes podrán conocer la Casa Museo del Labrador, donde se puede ver aperos de labranza, herramientas y útiles del campo.

No falta la gastronomía en estas fiestas, ya que los visitantes podrán disfrutar de diversas degustaciones, migas, michirones, patatas cocidas, tortas fritas, flores dulces y sabores que forman parte de la memoria de los vecinos, transmitidos a través de las generaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos