http://static.laverdad.es/torrepacheco/menu/img/torrepacheco-desktop.jpg

Los trinitarios y berberiscos evocan las razias piratas de hace siglos

Los festeros y autoridades muestran el cartel ante la figura del fraile Juan Gil en la plaza de Trinitarios y Berberiscos./AYTO
Los festeros y autoridades muestran el cartel ante la figura del fraile Juan Gil en la plaza de Trinitarios y Berberiscos. / AYTO

Del 2 al 4 de junio, los vecinos revivien las temidas incursiones con desfiles, espectáculos y ambiente medieval en el centro de Torre Pacheco

ALEXIA SALAS

Un sinfín de actividades conmemoran durante el primer fin de semana de junio el origen del municipio. Los trinitarios y los berberiscos regresan, como hace siglos, a enfrentarse en las tierras productivas más próximas al Mar Menor, donde los piratas desembarcaban ante el pavor general, arrasaban cultivos y secuestraban a pobladores como esclavos que después vendían en los mercados del norte de África.

La concejal de Fiestas, Yolanda Castaño acompañada por la presidenta de la Asociación Fiestas Históricas de Torre-Pacheco, Juana Hernández, han presentado las Fiestas de Trinitarios y Berberiscos, en la plaza de Torre-Pacheco que lleva su nombre.

Según Castaño, “es el mejor lugar para presentar estas fiestas que esta plaza, llamada de los Trinitarios y Berberiscos, lugar que rememora nuestra historia y en el que se encuentra la figura del Fraile Juan Gil, un monumento dedicado al que fue el fraile trinitario que liberó a Miguel de Cervantes, y que por ello en sus manos porta unas cadenas”.

Unas fiestas que celebran su 23 edición y que rememoran las temidas incursiones berberiscas que atacaron las costas del Mar Menor y el Campo de Cartagena durante los siglos XV, XVI y XVII y dificultaron el poblamiento de la zona.

Por su parte, Hernández ha anunciado los diversos actos y espectáculos que durante los días 2, 3 y 4 de junio reunirán a vecinos y visitantes en Torre-Pacheco. Destaca el momento emblemático de estas fiestas, el “Gran Acto Trinitario-Berberisco”, que se celebra el viernes 2 de junio, cuando cientos de festeros participan tras varios meses ensayando para que todo resulte perfecto y muestre fielmente la historia local.