http://static.laverdad.es/torrepacheco/menu/img/torrepacheco-desktop.jpg

El jornalero de Torre Pacheco acusado de yihadismo: «Ni soy sufí, ni salafista, ni soy nada»

Khalid E., durante su declaración en el juicio, este lunes. /EFE
Khalid E., durante su declaración en el juicio, este lunes. / EFE

Khalid E., detenido en febrero de 2018, pide perdón por colgar contenido del Dáesh en redes sociales y lo achaca a un comportamiento inmaduro

EFEMadrid

El jornalero marroquí de Torre Pacheco acusado de colgar contenido yihadista en Facebook pidió este lunes perdón por haber publicado «una basura de fotos» del Dáesh, lo que achacó a un comportamiento «inmaduro» suyo porque no sabía que estaba prohibido hacerlo, con lo que se siente, ha dicho, «víctima» y «engañado».

La Fiscalía pide 7 años de cárcel para Khalid E., que fue detenido cuando dormía en su casa, por haber publicado vídeos y fotos yihadistas y haber captado al menos a dos personas para que se integraran en el Dáesh.

En concreto, el fiscal afirma que intentó convencer a un hombre brasileño de incorporarse al Dáesh, así como a una joven marroquí, cosa que este lunes negó ante el tribunal que le juzga en la Audiencia Nacional.

Al primero reconoció que lo conocía del gimnasio, pero ha afirmado que no pudo captarlo porque el brasileño no hablaba bien español y porque él, ha insistido, no es yihadista y ni siquiera «buen musulmán».

De la mujer dijo que estaba enamorado de ella: «No tengo buena experiencia en el amor, no tengo suerte», afirmó para añadir que con ella hablaba de todo, pero no le intentó convencer de integrarse. «Podríamos a lo mejor hablar de las noticias».

«Ni soy salafista, ni soy sufí, ni soy nada. Soy musulmán y sé lo básico del Islam. Prometo de verdad que nunca volveré a hablar de política, ni a usar redes y Facebook, solo me voy a dedicar a mi mujer y mi trabajo», aseveró acto seguido.

Y aseguró que no sabía que «estaba prohibido» publicar ese contenido y que lo hacía porque «lo veía en la tele y en todos los medios de comunicación». «Soy víctima de estas cosas, he sido engañado», se lamentó.

Entre sus contactos en Facebook había implicados o condenados por terrorismo yihadista, como la chilena Francis Carolina, joven convertida al Islam que fue detenida en Barcelona por integrar una red de captación y envío de mujeres a Siria e Irak, o Ayoub Aghbalou, detenido en Marruecos por integrar una célula del Dáesh.

Al respecto, dijo que no los conocía personalmente. «Tengo muchos amigos en el Facebook que ni conozco», se defendió para añadir que no sabía que eran del Dáesh. «En su pagina no lo pone ni me lo ha dicho. No se si es policía, o del Dáesh, o mala persona o bueno», resumió respecto a Aghbalou.

El acusado usaba tres perfiles de Facebook -llamados Khalid Erraziqi, sin amor a la vida y no hay Dios excepto Alá- para publicar el contenido yihadista.

«La experiencia nos dice que quien publica todo esos en sus perfiles no es para información. Desde el momento en que lo incluyes en tu perfil el objetivo el claro: que personas de tu entorno puedan tener acceso, le está dando publicidad», declaró un policía en el juicio en calidad de testigo y perito.

Otro agente que tomó declaración al brasileño recordó cómo este le contó que Khalid «en el gimnasio le intentó convencer de que se alistara en el grupo terrorista» enseñándole «fotos y vídeos de gente vestida de negro con chalecos explosivos».

«Le dijo -continuó- que eran los buenos a pesar de que todo el mundo le decía que eran los malos, y le invitó a viajar a Siria a viajar y que así obtendría dinero».

El juicio proseguirá mañana, cuando está previsto que la Fiscalía y la defensa presenten sus coclusiones y quede visto para sentencia.

 

Fotos

Vídeos