http://static.laverdad.es/torrepacheco/menu/img/torrepacheco-desktop.jpg

Una huerta para el sol naciente

Miembros de la delegación nipona, ayer, observando unos brotes cultivados por Florette en un invernadero de Torre Pacheco. / V. vicéns / AGM
Miembros de la delegación nipona, ayer, observando unos brotes cultivados por Florette en un invernadero de Torre Pacheco. / V. vicéns / AGM

Una delegación de 25 agricultores y directivos de cooperativas japonesas visita Florette para inspirarse en sus técnicas agrícolas

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍA

Pocas veces el proceso de producción de unos canónigos rojos ha despertado tantas exclamaciones de sorpresa como las que ayer le dedicó la comitiva de la Federación Nacional de Cooperativas de Agricultores Japoneses (ZEN-NOH) a los ejemplares de la finca Valderas. Los agricultores y directivos nipones no salían de su asombro ante algunas de las explicaciones sobre las técnicas de cultivo y recolección que Florette emplea en Torre Pacheco y que les iba desgranando Enrique López, técnico de producción de Florette Agrícola. «Esta visita nos permite realizar un intercambio de conocimiento», resalta López a pie de invernadero.

La sede pachequera de Florette acogió ayer la primera visita que la federación japonesa realiza a la Región. «Están interesados en conocer los invernaderos y los sistemas de riego, que son muy eficaces porque en Murcia falta agua y se aprovecha al máximo», resume Takeshi Watanabe, que ejerció de traductor. Los 25 miembros de la comitiva llegados de Tokio se dedican a producir tomates, lechugas, repollos y frutas.

«Estamos pensando en abrir líneas de negocio y en esta visita estamos chequeando la condiciones fitosanitarias y de importación y exportación que tiene el país», resalta -vía intérprete- Katutoshi Yamada, director de la cooperativa Hokuren de Japón. De hecho, Torre Pacheco forma parte de la 'tourné' que iniciaron el martes por varios semilleros de Almería y que prosigue hoy en Madrid con la visita a algunas superficies comerciales. «En nuestro país los invernaderos son de menor superficie; estamos sorprendidos por el tamaño que tienen en Murcia», apunta Yamada.

Estas instalaciones centraron buena parte de la visita, que estaba minutada con rigor asiático, para conocer los entresijos de la técnica multibrote que emplea Florette para producir sesenta variedades: rúcula, lechugas rojas, kale, tatsoi, canónigo rojo... «Distribuimos el terreno en planchas, plantamos y el periodo de producción varía en función del clima: si es cálido, cada 18 días; y si es frío, cada 21 días», resume López.

«El secreto de los productos de cuarta gama es el frío: cuando los sacamos del invernadero, en menos de tres horas tienen que estar por debajo de los tres grados centígrados». La aparición de una máquina aspiradora por el invernadero provoca que la delegación japonesa vuelva a desenfundar sus cámaras de fotos y móviles. Y tras la instantánea y el vídeo de rigor: más preguntas para el técnico de producción.

-¿Para qué sirve esa máquina?

-Lleva incorporadas unas cuchillas que recortan todo lo que la máquina recolectora no ha recogido y aspira los restos. Después se riega el suelo y se vuelve a plantar.

Cada respuesta es anotada minuciosamente por los integrantes de la delegación nipona, todos ellos pertrechados de libreta y bolígrafo. También muestran curiosidad sobre la desalación como recurso hídrico para el riego por goteo y por las medidas fitosanitarias que se emplean, como las técnicas de biosolarización que favorecen la desinfección del suelo de cultivo. «Este sistema de riego por computación permite aprovechar hasta la última gota de agua», resalta, en inglés, Noboru Azuma.

La producción sube un 20%

La visita concluye en el centro de producción. «El equipo de visión artificial selecciona las mejores hojas y las que están en peor estado se donan para la cría de ganado», detalla Paulo Aleixo, jefe de producción de Florette Murcia, sobre el proceso de elaboración de una bolsa de ensalada envasada. «Desde que llega del campo, pasa por diversos controles de calidad, cortado, lavado, secado y embolsado». La firma cuenta en la Región con 800 hectáreas al aire libre y 100 de cultivos protegidos, y este año ha logrado aumentar un 20% su producción, tras incorporar una nueva línea de brotes en el campo y una segunda línea automática de ensaladas completas.

«Nos ha sorprendido la modernización de Florette en la elaboración de ensaladas envasadas y las técnicas de sostenibilidad que se aplican en el campo, como la reutilización del agua de lluvia, un recurso natural muy importante», resume Yamada antes de subirse al autobús para proseguir con la expedición agrícola en la capital de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos