http://static.laverdad.es/torrepacheco/menu/img/torrepacheco-desktop.jpg

Las escuelas infantiles abrirán el 11 de septiembre tras el conflicto con el concesionario

Una madre recoge a su hija de la Escuela Infantil de Balsicas, en un curso anterior.
Una madre recoge a su hija de la Escuela Infantil de Balsicas, en un curso anterior. / Ayto

El Ayuntamiento garantiza a los padres el inicio del curso y semuestra dispuesto a contratar a las trabajadoras

A. SALASTORRE PACHECO

El conflicto entre el Ayuntamiento y la empresa concesionaria de las escuelas infantiles no impedirá el inicio normal del curso. Los centros de atención a la infancia de Balsicas, Dolores de Pacheco y San Antonio abrirán sus puertas el 11 de septiembre, como estaba previsto, ya que el Ayuntamiento ha anunciado su intención de contratar de forma directa a las trabajadoras si la empresa no responde al requerimiento municipal de continuar el servicio desde el 1 de septiembre hasta que se resuelva el nuevo concurso de adjudicación.

En un comunicado, el Ayuntamiento de Torre Pacheco explica que ya ha transmitido a las empleadas su intención de contratarlas de forma directa en caso de que la empresa no cumpla con el requerimiento municipal. "La apertura de los centros de atención a la infancia de San Antonio, Dolores de Pacheco y Balsicas queda garantizada", ha afirmado el Consistorio en el comunicado.

El Ayuntamiento anuncia además su intención de contactar con los padres y madres de los menores para hacerles saber "que todos los alumnos preinscritos han sido admitidos e informarles de los detalles del proceso de matriculación".

La empresa Cativos ha mantenido durante todo el curso pasado un pulso con el Ayuntamiento, al que acusaba de incumplir sus obligaciones de pago. Para el Ayuntamiento, la presión de la empresa no era más que "un chantaje que ha puesto en juego la salud de los más pequeños", ya que la mercantil llegó a suprimir la calefacción de las escuelas infantiles en pleno invierno.

La empresa llegó a notificar el cese de la actividad para el 15 de febrero, aunque tras largas conversaciones entre las dos partes, y con la presión de los padres, llegaron a un acuerdo de mínimos para terminar el curso con el servicio en marcha.

Los desacuerdos sobre el incumplimiento del contrato deterioraron las relaciones, sobre todo después del conflicto de la calefacción. El Ayuntamiento inició en enero los trámites para poner en marcha las calderas de los centros que el anterior equipo de Gobierno privatizó en 2012.

Ya en agosto, los padres notificaron al Gobierno local su malestar porque no se les garantizaba la apertura de los centros "en las mismas condiciones de igualdad que a otros niños del municipio", según le expresaron por carta.

El Ayuntamiento ha puesto en marcha el proceso de licitación del nuevo contrato, que se publicó en julio en el BOE con un plazo de presentación de ofertas que finaliza el 28 de agosto. A falta de saldar las diferencias económicas con la empresa Cativos y de adjudicar el servicio a un nuevo concesionario, el Ayuntamiento contratará de forma directa a las trabajadoras para que los centros abran sus puertas en la fecha prevista.

Fotos

Vídeos