http://static.laverdad.es/torrepacheco/menu/img/torrepacheco-desktop.jpg

Cuatro detenidos por el robo de más de 3,5 toneladas de cobre en Torre Pacheco y Alicante

La empresa que sufrió más pérdidas a causa de la actividad delictiva de los ladrones fue una fábrica de cerámica, cuyo propietario necesitará una inversión de 89.000 euros para ponerla de nuevo en funcionamiento

EFEAlicante

Cuatro hombres han sido detenidos en los municipios alicantinos de Aspe y Novelda por su presunta vinculación con el robo de más de 3,5 toneladas de cobre, en una operación desarrollada por la Guardia Civil en la que también han sido investigados otros tres como supuestos autores de delitos continuados de receptación.

Las sustracciones se cometieron en las localidades de Torre Pacheco, Alicante, Elche, Agost y Aspe y los efectos robados, valorados en 4.000 euros, han sido recuperados gracias a la intervención del equipo ROCA del instituto armado de Ibi, según un comunicado de la Guardia Civil.

La banda perpetraba los robos a plena luz del día y prácticamente a diario, tras recorrer varios kilómetros por la provincia de Alicante y la Región de Murcia.

La empresa que sufrió más pérdidas a causa de la actividad delictiva de los ladrones fue una fábrica de cerámica asentada en Agost, cuyo propietario necesitará una inversión de 89.000 euros para ponerla de nuevo en funcionamiento tras la cantidad de cobre que le sustrajeron, según la nota de prensa.

A raíz de esta serie de robos se identificó inicialmente a dos personas que tenían como forma de vida la venta de chatarra y de metales que supuestamente sustraían. La Guardia Civil les siguió prácticamente a diario y averiguó que formaban parte de un grupo integrado por un total de cuatro miembros.

Uno de ellos fue arrestado tras el hurto en Elche de ocho estructuras metálicas para el almacenamiento de fruta, valoradas en 1.200 euros, y por la presunta estafa a un chatarrero que se las compró pensando que eran de procedencia legal.

La Guardia Civil apresó a los otros tres a su paso por Aspe cuando regresaban de un robo cometido en Torre Pacheco de 29 baterías acumuladoras, por valor de 3.500 euros.

Uno de estos sospechosos trató de engañar a los agentes al identificarse con los datos de un hermano suyo que está en prisión, por lo que también le ha sido imputado un presunto delito de usurpación de estado civil.

La operación finalizó con la investigación, por un presunto delito de receptación, de tres personas que supuestamente les compraron todos los metales y el cobre aun sabiendo que eran robados.

Al parecer, los ladrones vendieron durante cuatro meses a establecimientos de reciclado de Finestrat y Benidorm más de 3.500 kilos de cobre, que les aportó un beneficio económico de cerca de 12.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos