http://static.laverdad.es/torrepacheco/menu/img/torrepacheco-desktop.jpg

La caída de precios agria la campaña con mejor calidad de melón de los últimos años

El melón Piel de sapo se comercializará el próximo año bajo la marca IGP Torre Pacheco. /A.S.
El melón Piel de sapo se comercializará el próximo año bajo la marca IGP Torre Pacheco. / A.S.

Los productores preparan la campaña de la IGP de Torre Pacheco para impulsar las ventas el próximo año

A. SALASTORRE PACHECO

Entre el cielo y el infierno ha estado el melón de Torre Pacheco este verano. "La campaña ha sido muy positiva en producción y excelente en calidad, pero los precios han sido nefastos", explica la técnico agrícola María Dolores Bernal, de la Asociación de Productores de Melón de Torre Pacheco, quien sitúa el nivel de los precios en el peor de los últimos cinco años.

En parte, la causa se debe a la habitual estrcutura de comercialización de los productos agrícolas: los supermercados lanzan sus ofertas y el escaso margen se queda en las grandes cadenas, mientras los agricultores no cubren ni los gastos de producción. "Tan solo al inicio de la campaña, cuando los precios están más altos", afirma la técnico.

Al circuito comercial, que deja al margen de los beneficios al productor, se unió este año la incidencia del clima, que ocasionó una punta de producción que no se había dado en los últimos años. "Lo que se plantó con una diferencia de 30 días, ya estaba para el corte con una diferencia de 14 días", explica la experta, quien asegura que "una agrupación del cuajado por las condiciones favorables del clima, tanto en luz, humedad relativa y temperatura, de modo que lo que esperaban recolectar en 30 días lo han cortado en 15 días".

El intenso calor de agosto ha propiciado además una maduración rápida, lo que ha llenado los mostradores de tiendas y supermercados, con la consiguiente bajada de precios. Y todo ello, en medio de una situación de creciente incertidumbre por la escasez de agua debido a la sequía y al cierre de los pozos en el campo de Cartagena. "El melón y la sandía son frutos con un alto porcentaje en agua, que necesitan en gran cantidad sobre todo durante el engorde", recuerda Bernal.

La variedad Piel de sapo, el más frecuente, se planta a finales de febrero en los invernaderos, y ya en marzo en los cultivos de calle, mientras que el Cantaloup se planta a finales de enero y su producción está dirigida principalmente a la exportación.

Este año se plantó aproximadamente la misma superficie que en años anteriores, unas 6.000 hectáreas en el campo de Cartagena, que supone el 20% de la superficie nacional dedicada al melón.

Este fruto de carne consistente y sabor dulzón ha obtenido ya la Indicación Geográfica Protegida para el melón Piel de sapo de Torre Pacheco, que lo distinguirá de los cultivados en otras zonas. La zona de producción está constituida por los términos municipales de Cartagena, Fuente Álamo, La Unión, Los Alcáceres, San Javier, San Pedro del Pinatar y Torre Pacheco. Además también se incluyen las pedanías del término municipal de Murcia de Avileses, Baños y Mendigo, Corvera, Gea y Truyols, Lobosillo, Los Martínez del Puerto,Valladolises y Sucina.

Los melones llevarán una etiqueta numerada, en las que deberá figurar el símbolo de la UE y el logotipo de la indicación geográfica protegida, número y la mención obligatoria de la Indicación Geográfica Protegida o IGP 'Melón de Torre Pacheco-Murcia'.

El Consejo Regulador tiene previsto poner en marcha para la próxima campaña la nueva imagen con la IGP, con la que esperan impulsar la venta del melón , que ya supone el 45% del que exporta España, incluyendo todas las variedades, no solo la de Piel de sapo. El campo de Cartagena produce alrededor de 220 toneladas al año, es decir, más del 20% de la producción nacional, solo por detrás de las cifras de Castilla-La Mancha y Andalucía.

Fotos

Vídeos