http://static.laverdad.es/torrepacheco/menu/img/torrepacheco-desktop.jpg

Acepta diez años por degollar a un compatriota a la salida de un bar

Ahmed Lahmidi (derecha)./J. M. R.
Ahmed Lahmidi (derecha). / J. M. R.

El homicida sostiene que «iba borracho» cuando persiguió por la calle y mató a Brahim en Torre Pacheco, y pide perdón a la familia

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

Ahmed Lahmidi aseguró ayer ante un jurado que la noche del 31 de julio de 2016 «iba borracho», hasta el punto de no recordar qué se le pasó por la mente para mantener una fuerte disputa con Brahim Dobuli, un compatriota marroquí, a las puertas de un bar de Torre Pacheco. Tampoco guarda memoria de por qué le persiguió después por la calle, y de por qué le golpeó y le empujó con insistencia, hasta acabar con su vida de un repentino navajazo en el cuello. Eso sí, aseguró que no tuvo intención de matarle y pidió perdón a la familia del fallecido por tan fatal acción.

La confesión de los hechos, la expresión de un arrepentimiento que el Ministerio Público consideró sincero, además de la aplicación de la atenuante de haber estado bajo los efectos del alcohol, llevaron ayer al acuerdo de condenar a Ahmed a diez años de cárcel. El castigo por un delito de homicidio acordado por la Fiscalía y la defensa, y tras el que hubo un rápido veredicto de culpabilidad por parte del tribunal popular, será plasmado ahora en una sentencia de la Audiencia Provincial. Ésta acogió la vista en el Palacio de Justicia de Cartagena, sede de su sección quinta. El fiscal recordó que la pelea arrancó hacia las once y media de la noche y que, aunque varias personas intentaron poner paz, Ahmed se fue en busca de una mochila, de la que sacó un instrumento punzante. Entonces atacó a Brahim con la «clara intención de acabar con su vida», lo que ocurrió al degollarle y seccionarle la carótida.

Dos camareras del bar, ubicado en la Avenida San Cayetano, dijeron que Ahmed salió ebrio del local. Allí tomó bebidas de varios tipos.

La abogada de Ahmed, Laura Ramos, destacó que el acusado, de 34 años, ha seguido una terapia de desintoxicación, cursa estudios de ESO y Bachiller en la cárcel (donde ha cumplido ya dos años de prisión provisional) y es el encargado del taller en la cárcel de Sangonera. Por esto último, reclama que se evite su traslado al penal de Campos del Río.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos